Últimas Noticias

La carne bovina ingresó a 57 diferentes mercados

Carne de exportaciónEn el 2016 hubo una dinámica diversificación de mercados de la carne vacuna y el producto nacional llegó a 57 diferentes destinos, según el informe del Senacsa.

Los mayores compradores del producto fueron Chile con 80.039 toneladas, Rusia con 63.009 toneladas, Brasil con 29.982 toneladas, Vietnam 16.547 toneladas, Israel con 15.695 toneladas, Kuwait 4.321 toneladas, Líbano 3.855 toneladas, Irak 3.567 toneladas, Egipto 2.964 toneladas y Taiwán 2.254 toneladas.

Pese al mayor nivel de exportación de carne bovina, el ingreso de divisas sufrió una caída del 3,3% por la depreciación del producto. Entre enero y diciembre del año pasado, el comercio de la proteína roja generó US$ 953,3 millones; mientras que en el 2015 los ingresos totalizaron US$ 986,8 millones.

VOLUMEN

El volumen de exportación de carne bovina se incrementó 1,1% con relación al 2015 y alcanzó 240.284 toneladas. De acuerdo a las estadísticas del Senacsa, los embarques de la proteína roja habían totalizado 237.655 toneladas en el 2015.

Un gran flujo de exportación a Chile compensó la caída de los envíos al mercado ruso, que quedó relegado al segundo lugar entre los mayores compradores del producto local.

Fuente: Diario La Nación

 

Zafra sojera arranca con 3.000 kilos de rendimiento por hectárea

Soja cosechandoseLa cosecha de soja se pre­senta con un panorama favorable en los primeros días del año. El buen clima y la escasa aparición de parásitos, indican que el rendimiento sería similar al del año pasado y a esto se suma una disminución de algunos costos como el del abono, de tal manera que se aguarda otro año de recuperación de las pér­didas que se arrastran de cosechas anteriores

INICIO DE LOS CULTIVOS

A pesar de haber favo­recido el cultivo, el clima representó un atraso con relación al ciclo de creci­miento de la soja, a causa de las temperaturas frías que se registraron a inicios de setiembre. En su mayo­ría, los productores inicia­rán la cosecha a mediados y finales de enero, pero se concentrarán en un mayor porcentaje durante la se­gunda quincena de febrero.

“Este año vamos a tener un atraso por el frío que vino del inicio de septiem­bre e incluso hasta en octu­bre hubo algunas tempora­das más frías, y eso atrasó el ciclo de la soja este año.

Creo que en nuestra colo­nia por lo menos, iniciare­mos la cosecha en algunas parcelas, para el 20 de enero, pero el movimien­to fuerte se va a iniciar en febrero”, explicó Romual­do Zocche, productor de la zona del Alto Paraná.

Por su parte, Ricardo Sosa, directivo de la Coordinado­ra Agrícola de San Pedro, explicó que a pesar de que la lluvia no fue constante, esa región también iniciará la cosecha a mediados de enero. “Yo creo que a mitad de enero ya habría áreas que van a estar listas para cosecharse, en la zona hay lugares donde llovió bien, pero hay otros que casi no tuvieron lluvias”, agregó.

CLIMA

En esta oportunidad, el cli­ma fue un factor que acom­pañó de manera positiva el cultivo en regiones como Alto Paraná e Itapúa.

Si bien en esta última in­cluso cayó granizo, tuvo un impacto reducido en cuan­to a sus efectos en la pro­ducción. Solamente hubo que replantar las parcelas afectadas lo cual provocó un atraso en la aparición de los granos.

“El clima está excelente este año, muy bueno, a cau­sa de eso se alargó más el ciclo, va a tener mejor pro­ductividad, una o dos llu­vias más que vengan, van a colaborar para que sea una súpercosecha”, comentó Roberto Gregory, productor de la zona norte del depar­tamento de Alto Paraná.

Mientras que en algunas zonas la lluvia represen­tó solamente bonanza, en otras como Itapúa y San Pedro, el clima se mostró difícil e incluso ausente, generando un leve retraso y requiriendo la necesidad de volver a plantar de nuevo en algunas parcelas.

“Hasta ahora está sin pro­blemas el cultivo, afectó un poco el granizado en partes de la zona, pero no en su totalidad. La parte en que cayó el granizo se volvió a plantar, pero fue soluciona­ble. Se pierde un poco, sobre todo en la primera etapa, ya que no crece en las mejores condiciones”, explicó Blan­ca Esquivel, productora de la zona de Itapúa.

En el caso de San Pedro, Sosa explicó que el suelo de la región, no colabora en la retención del agua, generando la necesidad de constantes lluvias. “Acá faltó lluvia, hubo casi dos ciclos de 20 días sin lluvia, hay zonas donde eso afectó más, y hay zonas que tu­vieron algún aguacero que ayudó. En San Pedro, tene­mos el problema de mucha arena en el suelo, y cuesta más mantener la humedad lo cual castiga más el culti­vo”, agregó.

RENDIMIENTO

A la hora de citar una cifra sobre la expectativa de ren­dimiento, los productores coinciden al estimar que se estaría alcanzando unos 3.000 kilos por hectárea.

“Supongamos que con este factor climático que va bien y en caso de que no venga otro percance, ha de salir por los 3.500 kilos por hec­tárea”, atinó Blanca Esqui­vel; mientras que Ricardo Sosa, comentó que la canti­dad varía dependiendo de la zona: “en donde llovió bien, creo que entre los 2.500 y 3.000 kilos, mientras que si llovió más o menos, entre los 2.000 y 2.500, y si llovió poco 2.000 para bajo, pero ojalá no haya zonas con ese rendimiento”, agregó el productor

Fuente: Diario 5 días